Apassionant veritat, AmoR

Apassionant veritat, AmoR
hO Som ToT, Som FoC

dissabte, 17 d’abril de 2010

Pienso, luego existo?

k

Paro de caminar, y observo. Si la vida es un suspiro, yo me detengo a sentirlo, respiro hondo y simplemente soy. Aprendiendo a parar mi mente, a escapar de su control. Porque no somos pensamientos, no somos inteligencia. Simplemente somos, como lo es un arbol, el aire que exhala de un suspiro o el mar atormentado y en calma. Y solo podemos sentirlo cuando dejamos de pensar. Cuando conseguimos ganar al flujo constante de preocupaciones y pensamientos, y nos sumergimos en el inmenso y a la vez diminuto mar al que llamamos presente. Porque aun no hemos conseguido aprender a nadar sin tener que salir a la superfície a coger aire. No podemos sumergirnos el tiempo ni la profundidad necesaria para fluir en el mar como peces. Y me pregunto, si existe una limitación física, o si és nuestra propia y común mente, la que nos crea la percepción de una límitación.

Me encuentro en un punto, intentando discernir la realidad de lo irreal. No la concepción socialmente común de lo que es real, ese punto ya lo he pasado. Ya que sé que la realidad no es lo material, lo que podemos ver o tocar. Pero no es suficiente con saberlo, hay que sentirlo. Y aunque intermitentemente consiga sentirlo, que es un gran paso, no es suficiente. Quiero sumergirme en el mar para no salir de él jamás. Aunque con ello, todo lo que tiene sentido para los demás, deje de existir en mi. Sé que ahí es donde se encuentra la total y universal paz.

En un mundo donde la gran frase de Descartes es una máxima realidad, nunca se encontrará la verdad. Porque ésta no está en la mente, ni en nuestro cuerpo, está mucho más allá.

Siento, intuyo, fluyo, luego existo

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro