Apassionant veritat, AmoR

Apassionant veritat, AmoR
hO Som ToT, Som FoC

dimarts, 2 de febrer de 2010

El príncipe y el Mago

Érase una vez un joven príncipe que creía en todas las cosas menos tres. No creía en las princesas, no creía en las islas y no creía en Dios. Su padre, el rey, le dijo que nada de eso existía. Y como no había en los dominios de su padre princesas ni islas, ni tampoco señal alguna de Dios, el joven príncipe creyó lo que su padre le decía.

Pero un día el príncipe se escapó de palacio. Y llegó al país vecino. Allí se quedó asombrado al ver islas desde todas las costas. Y, en esas islas, extrañas criaturas a las que no se atrevió a dar nombre. Cuando buscaba un barco, un hombre vestido de etiqueta se le acercó y el príncipe le preguntó:

-Eso que hay ahí, ¿son islas de verdad?
-Claro que son islas de verdad -dijo el hombre del traje de etiqueta.
-¿Y qué son esas extrañas y turbadoras criaturas?
-Son todas ellas princesas auténticas.
-Entonces, ¡también Dios existe! -exclamó el príncipe.
-Yo soy Dios -repuso el hombre vestido de etiqueta, haciéndole una reverencia.

El joven príncipe regresó a su país lo antes que pudo.
-De modo que has regresado… -le dijo su padre, el rey.
-He visto islas. He visto princesas. Y he visto a Dios -le dijo el príncipe en son de reproche.

El rey no se conmovió en lo absoluto.
-Ni existen islas de verdad, ni princesas de verdad ni ningún Dios de verdad.
-¡Yo lo he visto!
-Dime cómo iba vestido Dios.
-Dios iba vestido con traje de etiqueta.
-¿Te fijaste si llevaba arremangada la chaqueta?
El príncipe recordó que, en efecto, así era. El rey sonrió.
-Eso no es más que el disfraz de los magos. Te han engañado.

Al oír esto, el príncipe regresó al país vecino, fue a la misma playa y encontró una vez más al hombre que iba vestido de etiqueta.
-Mi padre el rey me ha dicho -dijo el joven príncipe con indignación- quién es usted en realidad. La otra vez me engañó, pero no volverá a hacerlo. Ahora sé que eso no son islas de verdad ni princesas de verdad, porque usted es un mago.
El hombre de la playa sonrió.
-Eres tú, muchacho, quien está engañado. En el reino de tu padre hay muchas islas y muchas princesas. Pero como estás sometido al hechizo de tu padre, no puedes verlas.

El príncipe regresó pensativo a su país. Cuando vio a su padre le miró a los ojos.
-Padre, ¿es cierto que no eres un rey de verdad, sino un simple mago?
El rey sonrió y se arremangó la chaqueta.
-Sí, hijo mío, no soy más que un simple mago.
-Entonces, el hombre de la playa era Dios.
-El hombre de la playa era otro mago.
-Tengo que saber la verdad auténtica, la que está más allá de toda magia.
-No hay ninguna verdad más allá de la magia -dijo el rey.
El príncipe se quedó muy triste.
-Me suicidaré -dijo.

El rey hizo que, por arte de magia, apareciese la muerte. La muerte se plantó en el umbral y llamó al príncipe. El príncipe se estremeció. Recordó las bellas aunque irreales islas, y las bellas aunque irreales princesas.

-Muy bien -dijo-. Creo que puedo soportarlo.
-Lo ves, hijo -dijo el rey-. También tú empiezas a ser un mago.

The Magus, John Fowles

3 comentarios:

Pansulito ha dit...

Em deixes amb la mel als llavis...jajajajaja. Cóm interpretes tu aquesta historia??. És a dir, si l'has penjat, és xq té algun sentit, algun significat, si més no per a tu.

Per a mí, tot i que necessitaria llegir-la moltes vegades, em dona la sensació que parla d'això que hem dit molts cops... no és qüestio de saber, sinó de creure. No és que només creiem el que veiem, sino que només veiem el que creiem!!!!jajajaa :P ;)

kusarikku ha dit...

És un conte per a la relfexió de cadascú... no té perquè tenir només un significat o interpretació..

Per a mi, el que em fa pensar, és que en el moment en que decidim viure, tots som mags. Podem creure o no creure en cada cosa concreta. Però sempre creiem alguna cosa, en la que ens fa més feliços. O així hauria de ser. Tots construim la realitat, els que creuen que la realitat és estàtica i externa...simplement l'estan deixant en mans d'altres, els quals saben perfectament la realitat que creen creient...jajaja
Nosé si m'he explicat gaire bé...

La vida és màgia, tots som mags, només en el moment en que en som conscients i decidim aprofitar aquest poder, aprofitem la màgia creadora que ens otorga la vida.

Pansulito ha dit...

Jajajaja. Segueixo estant un pas x darrera.

Jo crec que cadascú creu en el que necessita creure. Fins i tot ki diu no creure en res, necessita no creure en res. Fins i tot el més empíric dels científics, creu en alguna cosa, en aquest cas en la ciència, i que en ella trobarà totes les respostes. I això ho creu, xq no ho sap, no sap empíricament que la ciència li donarà totes les respostes, doncs si fos aixì ja no kedaríen preguntes sense resposta...jajajaja.

Jo crec en les coses que crec, xq ho necessito. El món x a mí no seria un lloc agradable sense aquestes creençes. I crec que ser conscient d'això és molt important. Saber que hom creu el que creu xq ho necessita, no xq sigui una veritat absoluta, et permet, si més no, respectar altres realitats.

No o acabo de desxifrar: "La vida és màgia, tots som mags, només en el moment en que en som conscients i decidim aprofitar aquest poder, aprofitem la màgia creadora que ens otorga la vida.". Què vols dir!!??... jajajajaa "Daaatos, daaaaatos, necesito daaatos!!!!!". Sóc una mica sangonera, quan trobo una font de respostas m'hi enganxo fins que s'acaben les respostes o, les preguntes... tot i que qixò últim és molt extrany. Les meves paraules favorites són: "Per què!!??"jijijijijijiji.

PD: Quin plaer el teu blog, aquest espai!!!!jajajaja gràcies!!!!

Template Designed by Douglas Bowman - Updated to Beta by: Blogger Team
Modified for 3-Column Layout by Hoctro